2 de febrero de 2010

Experiencias

Con las suelas de mis zapatos, he andado vagando por senderos, cruzado tablones que eran puentes, penetrado en lo profundo de boscosas montañas, y ascendido salientes acantilados. Mis ojos han trazado cada camino que se extiende hacia el horizonte, y no pienso en nada en algún retiro espiritual ("ruta de retiro"). Cuando mi pie resbala, y caigo de una alta cumbre a otro precipicio, yo, de hecho, encuentro lagos y montañas de una extraordinaria belleza. Cuando esto pasa, todo se vuelve como un sueño, rizándose en un reflejo invertido. Hay verdad, gran alegría. No sólo me vuelvo ajeno a la fatiga, ya tampoco sé si soy joven, de mediana edad o viejo. Me elevo por encima de mí mismo, la Tierra e incluso el universo. Me siento perdido, aun placenteramene sorprendido. ¿Es un sueño? No, no lo es. Es un microcosmos de mi experiencia artística.

Wu Guanzhong, Singapore Art Museum (Enero 2010)

2 comentarios:

Luis Chacón dijo...

A mi parecer, las palabras de Wu Guanzhong reflejan lo que sentí al estar en ciertos sitios de Pekín, como la Gran Muralla o el Templo del Cielo. Curiosamente él trata de explicar con ellas algunas de sus obras, que representan los paisajes y arquitecturas de China, su tierra natal. Vi la exposición de Guanzhong antes ...de viajar a Pekín, y me llamó la atención su manera de describir. Ahora creo que pueden hablar por mí, por eso las rescato para mi blog (he intentado traducirlas no literalmente, sino con el mayor parecido en su significado. traductores del mundo, perdónenme los errores)

Orologiaio dijo...

¡Pedazo de traducción!